viernes, 25 de marzo de 2011

Mi preciosa Mondragón

Hola!!! Así se llama mi preciosa máquina de escribir... Mondragón (curioso nombre para estar fabricada en U.S.A.)...


Hace unos años falleció una tía-abuela y como en la mayoría de las casas hay ya de todo, hicimos un pequeño reparto entre los primos.

Había piezas preciosas, cajas de madera lacada, una preciosa máquina de coser, mantelerías de todos los tipos... y entre montones de cosas apareció ella...

Nadie le prestó atención, hasta que en medio de tanto revuelo se me ocurrió comentar que me gustaba.. y para que quieres más... en segundos se convirtió en uno de los objetos más preciados... Aprendida la lección, para próximas ocasiones, nunca me pronunciaré sobre lo que más o menos me gusta... es mejor hacerse el tonto y como quien no quiere la cosa, casi que parezca que estás haciendo un favor al resto por quedarte con esto o aquello... No es mi estilo, pero a veces con la familia, muy educadamente, pero hay que sacar los colmillos... jajaja!!! Suena fatal, pero es la verdad...

Bueno, el caso es que entre... "yo me pido esto y yo aquello, no me lo había pedido yo"... decidimos hacer un sorteo e ir eligiendo pieza a pieza por estricto orden... Renunciando a juegos de sillas y mesas que nunca habría sabido dónde o cómo poner, la máquina de escribir fue mi primera elección... Creo que hasta yo me sorprendí, pero no pude resistirme... Después en la reñida puja conseguí hacerme con vario sobjetos a los que ya les había echado el ojo, pero que como ya os he contado, aprendida la lección inicial, no se me ocurrió mencionar durante el reconocimiento y limpieza ninguna de ellas.

Desde que nos independizamos, ella se vino con nosotros, y ha decorado uno de los huecos de la estantería del salón... Muy bonita, pero estropeada... oooooo!!!


En multitud de ocasiones la he tenido entre las manos tratando de adivinar sin éxito, qué le sucedía, por qué no éramos capaces de hacerla escribir... hasta que el fin de semana pasado, aprovechando una escapada de Pedro a la Sierra de Béjar, a hacer esquí de travesía con Bisbal, decidí que era el momento de "meterla mano"...

Creo que no me faltó tornillo por quitar, ni pieza por limpiar... y mereció la pena, porque conseguí desbloquearla, además de gastar más de media caja de bastoncillos de los oídos... De chinos la operación...


Cuando conseguí que sus preciosas teclas golpearan el tambor, no me lo podía creer...


ya sólo me faltaba cambiar la cinta de tinta, y como un cohete me fui al centro en su busca, con la mala fortuna de coincidir en la tienda con la mal afamada Aída Nízar, algo que me tuvo medio fin de semana conmocionada... cómo se puede ser así!!!, qué mujer más escandalosa... tal cual me la imaginaba, así es!!!

Bueno, tras regresar a casa y comprobar que el carrete de la cinta de mi Mondragón era especial, no me quedó más remedio que desmontar tanto el viejo como el nuevo y sustituir la cinta, manchándome hasta las orejas... Pero de nuevo mereció la pena...

Y aquí esta, escribiendo de nuevo...

Sobre todo la tecla A, es bastante más complicada de teclear que la del ordenador... no tengo tanta fuerza en el dedo meñique...pero suena que da gusto...

Creo que estábamos predestinadas a encontrarnos, ella quería volver a escribir, y yo la quería ella... un flechazo...
Espero que os haya gustado nuestra pequeña historia... si os portáis bien, algún día os la dejo probar... ya tengo pensado dónde y cómo la vamos a utilizar...

4 comentarios:

  1. Me encantaaaa!!!!

    Le sacas partido a todo e Irene,.. que crack!!

    Un besitooooo

    Me divierto muchísimo leyendo el blog!

    ResponderEliminar
  2. Holaaa! Me interesaría comprar una máquina de la marca Mondragón que funcione. Si sabes de alguna ruego que me lo comuniques mediante otro comentario por favor. Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Hola José Ramón!!! He visto en alguna tienda modelos antiguos, pero no recuerdo si eran Mondragón... En Valladolid, en el centro comercial Las Francesas, entrando por la calle de Santiago, hay una tienda de muebles y antigüedades, y en el escaparate tenían dos muy bonitas expuestas y además creo que bien de precio, si paso por allí me fijaré y te cuento, también puedes llamar y preguntar. Cuando me propuse reparar la mía, trasteé por internet y encontré alguna en ebay, de segunda mano, lo mismo tienes suerte y siguen estando... Espero que encuentres lo que buscas. Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, Irene. Tenemos una máquina Mondragón como la tuya. La encontramos en una pequeña tienda de antigüedades de Barcelona. Le hará compañía a otra precisa máquina que también es portátil de la marca Corona. La compramos en Londres, en Portobello, a un vendedor español. Estamos encantados con ambas
    Un abrazo
    Tomàs y Ana

    ResponderEliminar